martes, 20 de noviembre de 2012

Relato: Las cosas llegan a los que saben esperar

¡Ay con la impaciencia! Hay que darle tiempo al tiempo

Cómo te decía, a Jorge le gustaba ir a pescar pero nunca cogía ningún pez en sus redes.

Un día ya cansado y aburrido de no pescar nada se quedo dormido en la orilla del río; había perdido la esperanza y decidió dejar la red hasta el día siguiente. Cuando se despertó y empezó a recogerla casi abatido por la decepción vio como la red estaba repleta de inquietos y vivaces peces; con gran asombro recogió la red, los observo unos instantes  y los volvió a liberar ya complacido por haber conseguido lo que durante tanto tiempo había soñado. Fue entonces cuando se dio cuenta que siempre se precipitaba en sacar la red del agua y por esa razón nunca pescaba nada.
Las decisiones más complejas y difíciles  de nuestra vida  son como esa Red, si nos precipitamos en tomarlas  podemos encontrarnos con un gran vacío después.
Paremos, pensemos y decidamos tranquilamente con una mente lúcida y relajada, reposemos como hizo Jorge y es muy probable que al día siguiente nos veamos sorprendidos  gratamente con algo inesperado.
“Y es que las cosas siempre llegan a los que saben esperar”.
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips