domingo, 18 de mayo de 2014

Nigeria, silencio en los patios


Cada día, el ser humano sorprende si cabe aún más con su maldad, Desde 2010, los extremistas en Nigeria destruyeron decenas de colegios matando a más de 1.600 personas. Violan, matan y queman a Cristianos.

Nigeria, el País más poblado de áfrica y el séptimo del mundo se agrupa dentro de los grandes con perspectivas de inversión y crecimiento. Situado  en el oeste de África en el golfo de Guinea  es hoy actualidad por el secuestro aberrante y atroz el pasado 16 de Abril de 230 estudiantes, de las cuales 43 pudieron escapar mientras la metían en los coches, niñas que fueron secuestradas cuando estaban a punto de iniciar sus exámenes de fin de curso con edades comprendidas entre 16 y 18 años.
El nombre del grupo militante islamista significa "la educación Occidental es un pecado" en el idioma local. El grupo se opone especialmente a la educación de las mujeres. Pero estos secuestros ya se iniciaron en Mayo del 2013 y mucho antes sucedieron ya por el 2010, verdaderas atrocidades que para el mundo occidental casi pasaron de desapercibidas, ya que en aquel momento no interesaba contarlas ni intervenir.
NO puedo ni imaginar el dolor y desesperación de unos padres ante esta situación. Hijas secuestras, violadas y maltratadas por verdaderos demonios, hombres que parecen haber salido del infierno y no del vientre de una mujer.
Un país con 170 millones de personas nos muestra una variedad de costumbres, idiomas y tradiciones dadas por los 250 grupos étnicos que coexisten. Un País que vio como su oro negro descubierto alrededor de los años 60 hacia una de las economías más crecientes del mundo. Un país de contrastes, sábana en el norte y centro y Selva en el Sur. Un País de riquezas mal distribuidas donde el  80% de los beneficios derivados de la venta de petróleo está destinado tan sólo al 1% de la población. Un país de diversidad de colores donde el negro abunda en las aguas ya tintadas del rio Delta, donde grandes compañías como Shell actúan con total impunidad devastando regiones enteras con sus vertidos. Dirigentes locales, activistas armados, trabajadores de la industria petrolífera, y aldeanos anónimos, cuyos destinos están inextricablemente vinculados.  La paradoja de la pobreza en el medio de la abundancia.

Multinacionales alemanas, inglesas, chinas y estadounidenses se apropian de grandes extensiones de tierras, expulsando grandes sectores de la población rural que se dirigen a las ciudades buscando sobrevivir. Este es el verdadero caldo de cultivo adecuado para la multiplicación de redes de trata y el tráfico de mujeres.
Estas atrocidades de las multinacionales en Nigeria nos fueron contadas en su famosa novela de John le Carre publicada en 2001 y  posteriormente llevada al cine en 2005 (el Jardinero fiel) inspirado en hechos reales. Acontecimientos crueles que olvidamos por interés a no querer ver la realidad. El problema es que la humanidad de hoy no tiene idea de su verdadera identidad, estamos atrapados en un ciclo de miedo, apatía y odio.
Cientos de niñas están siendo vendidas por unos cuantos euros como mercancía sexual, pero el mundo mira hacia otro lado. Hoy, es Nigeria la que nos ha sobresaltado con un hecho que linda con la locura de un grupo de salvajes, pero no nos olvidemos que los salvajes también se encuentran entre nosotros con traje y corbata, protegiéndose con estudiadas palabras y donde los intereses económicos superan los humanitarios haciéndonos ver todo lo contrario.
No nos engañen, salven a esas niñas pero no nos vendan la humanidad”.
·         
Mi reconocimiento a Albert Chinualumogu Achebe, escritor, filósofo, profesor nigeriano. Novelista, poeta y crítico literario, sobre todo conocido por una de sus obras, “Todo se desmorona”.

          María del Carmen Aranda es escritora y autora del blog mariadelcarmenaranda.blogspot.com




Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips