viernes, 16 de mayo de 2014

Güimar Misterio en un hermoso y bello pueblo -La finca la Raya y el Barranco de Badajoz

La historia comenzó en la presentación de un libro de un amigo escritor en Madrid.

Una vez presentado su libro estuvimos charlando y me comento que se estaba organizando un evento en Tenerife, un par de meses más tarde a través de la editorial me enviaban la invitación para el I Congreso Nacional de Literatura en Güimar.

Era un 8 de Mayo de 2014 y un avión desde Madrid nos trasladaría hasta el Aeropuerto Sur de Tenerife; allí Enrique nos estaba esperando, había sido un día duro para él, ya que éramos un total de 17 autores los que íbamos al evento y él quería que todo estuviese perfecto, como así estuvo. Todos los autores ya habían llegado y nosotros éramos los últimos 00:45 pm.
En el camino hacia El municipio de Güimar, situado en los límites del suroeste de la isla de Tenerife, Enrique nos iba contando como iba a transcurrir el evento entremezclando historias sobre el hotel donde nos íbamos a hospedar y las míticas leyendas sobre el Barranco de Badajoz, por lo que se nos hizo un viaje corto e interesante.
En 15 minutos ya nos encontrábamos en la Finca La Raya,  también llamada la finca del miedo, una casona del siglo XVI convertido en hotelito en el siglo XIX, rehabilitado en el año 1998, con seis habitaciones, comedor, zonas comunes, parking, grandes zonas ajardinadas, huertas de cultivo, etc.
Rodeado de zonas de cultivo, algunas casas de arquitectura tradicional, barrancos, ingenios de agua y distintos senderos era como trasladarte en tiempo.








Cuenta la leyenda que en aquella casa, una mujer locamente enamorada de su marido se quito la vida al verse repudiada por el. No pudo soportar la traición y vergüenza de ver a su esposo con otras mujeres. Desde entonces, cuentan los lugareños que un espíritu pasea por los pasillos y alrededores de la casa.
Entrada habitación no.4
dormitorio  de la habitación no. 4




Es difícil aceptar estas leyendas, pero os puedo decir que la primera noche que dormimos en la habitación número 4, las únicas ventanas, que habían eran una en la salita de la entrada y la otra en la habitación del dormitorio; una ventana dividida en 4 ventanucos que estaban totalmente cerrados. Hubo un momento en el que se oyó el golpeteo intermitente de una llave movida por el viento, pero no había viento y el cerrojo tan particular de la puerta estaba atravesando la pequeña argolla, por lo que era imposible que rozara la puerta. Todo estaba cerrado, incluido un ventanuco profundo en el techo del baño. Eran las tres de la madrugada y el silencio en el hotel era sepulcral.  Sería casualidad, pero aquella noche y las dos siguientes al acostarnos dejamos la luz encendida. Simplemente dije en voz alta (entre la seriedad del momento y la incredulidad de lo que estábamos viviendo) vete y descansa, todo esta bien.

Puerta de la habitación y corredor. La habitación no. 4 es la central junto al banco 
A la mañana siguiente, me comentaron que los que llegaron antes quisieron ver todas las habitaciones ( total 7) y les dejaron las llaves, pudieron abrir todas a excepción de la nuestra, la no. 4. También  le costo hacerlo al encargado de la finca, a quien le dije entre broma y broma si no podía abrir la puerta sería porque alguien empujaba desde dentro. 

Esa fue la única noche en la sentimos un ruido extraño, los dos días consecutivos que estuvimos allí nos sentíamos tranquilos, fuese lo que fuese aquello que sentimos y oímos era bueno y no pretendía hacer daño.
  
Esa misma noche del día 8 de Mayo, una compañera del grupo haciendo una fotografía a las 21:59pm capto una imagen muy particular y difusa como una nube de vapor con forma de mujer.

Foto tomada en el pasillo por una acompañante al evento
Las ponencias fueron todo un éxito y la firma de ejemplares en la Plaza de las Flores también. Sólo me quedaba la inquietud de visitar el Barranco de Badajoz y experimentar todo aquello de lo que me habían hablado.
Mi vestimenta no era la más adecuada para subir, pero ante la invitación de la Concejala de Cultura  al enterarse de mi interés por visitar el Barranco, quien localizo personal y un todo terreno, sin pensarlo me vi envuelta en aquel especial paraje. 
Era por la mañana y no tuve ninguna presencia angelical ni experimente fenómenos paranormales, fue una visita rápida como se podría decir de "ojeo" pero si sentí algo en el ambiente que en algunos momentos me estremecía. 

Dicen que son frecuentes las apariciones de luces en la noche, avistamientos del legendario Tibicenas, también hablan de la niña de la Peras, una niña que desapareció durante 20 años pero para ella fueron dos horas ¿Quizás haya una puerta tridimensional?

El Barranco de Badajoz es considerado por la mayoría de parapsicólogos como un caso muy similar al famoso Triángulo de Bridgewater ubicado en Massachusetts (Estados Unidos).



 Quizás los lamentos de algunos Guanches que vivieron en aquellas cuevas de las altas montañas del barranco y que fueron brutalmente asesinados sigan sus los lamentos recorriendo el barranco. 
 El vestigio prehistórico más significativo que se encuentra en esta zona, demostrando así la actividad aborigen del lugar, es la Cueva del Cañizo; la cual está a 100 m de altura, aproximadamente, a la mitad del camino, encontrándose varias momias guanches, de modo que el lugar era una zona de enterramiento aborigen y, en la actualidad, un importante lugar en yacimientos arqueológicos.

El último mencey guanche de Güímar, Añaterve, cedió su territorio a las tropas castellanas en 1496, posterior a esto en la repartición de las tierras conquistadas este lugar le fue entregado a Juan de Badajoz y por eso toma el nombre (desde finales delsiglo XV
Muchos hemos sido los que nos hemos adentrado por las entrañas y en el corazón de este gigante de la naturaleza en busca de respuestas, unas respuestas que no siempre llegan, pero que sin duda cuando lo hacen, dejan una profunda huella; una visita obligada para los amantes de la naturaleza y porque no de lo sobrenatural.

ENTREVISTA :
http://www.enriquehernandez.info/2014/05/otra-mirada-vuela-solo-en-internet-y.html


Se llama “guanche”, a los antiguos pobladores de Tenerife (concretamente quiere decir “hombre de Tenerife”.Por otro lado “Guanche”, se denomina también al idioma que hablaban los antiguos pobladores de Canarias.
En su pueblo mandaba el mencey o guanarteme. Eran pacíficos. Tenían leyes y jueces. Creían en un solo Dios que adoraban e imploraban en lo alto de las montañas. Embalsamaban a sus muertos. El tajaraste era uno de sus bailes y la lucha (antecedente de la lucha canaria) era su principal deporte.
Cuando terminó la conquista o cuando algunos de los guanches eran deportados como esclavos, preferían morir, despeñándose o no tomando alimentos, antes que perder su libertad.




Gruta donde fallecieron 11 turistas debido a los gases que emanaba la tierra en el Barranco 

María del Carmen Aranda, autora de Flores entre Escombros, La 5ª Clave. Encuentra lo que siempre has buscado y "Las Ventanas del Mundo"

En mi libro "Las Ventanas del Mundo" hablo del resurgir de nuevas civilizaciones y de un futuro ahora mismo impensable. Quién sabe si quizás a través de los canales de un más allá, me esté llegando la inspiración para escribir sobre un pasado que a su vez es presente y futuro. Quizás algún día lo descubramos.
http://www.otromundoesposible.net/el-rincon-de-carmen
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips