domingo, 17 de noviembre de 2013

Relato: Eperando a Martina

Dicen que cada uno de nosotros tiene en algún lugar del mundo su otro medio yo, y que tiene que buscarlo para que no sufra su otro medio corazón.
Esta, es una bella historia de Martina y Calisto, dos almas puras y llenas de amor que en su camino se encontraron y allí, donde quieran que vayan, siempre, unidos los dos.
Pasaban las horas y donde antes se oían las risas y charlas animadas ahora sólo se oía el tic-tac de las agujas de un viejo reloj.
-¿Dónde estás? -¿Por qué no te encuentro?
Gritaba Calisto,  y ella con voz apagada y casi sin aliento, desde la lejanía de no más de  cinco metros, le contestaba: – Ya voy Calisto, espera amor mío, que ya voy a tu encuentro.
Martina iba despacio, no podía correr, sostenida por un bastón de madera iba silenciosa arrastrando su delicado e hinchado cuerpo sostenido por sus desgastados y dolorosos pies. Sus ojos envueltos por los surcos de una vida ya vivida se mantenían puros e inmaculados, manteniendo en ellos su sempiterno amor  por Calisto recelosamente durante años custodiado.
Solos los dos, ella y él en aquella vieja habitación que un día, nido de amor fue.
-Pero… ¿Dónde estás?  Musitaba Calisto transido de dolor.
- Martina, Martina,  ven… ven a mi encuentro.
Y ella, a duras penas continuaba pasito a pasito arrastrando sus pies, deseosa, nerviosa  por encontrarse de nuevo con él.
-Extiende tus brazos Calisto, que ya llego.
Sus cuerpos titilantes se abrazaron  pero sus ojos ya no podían ver, y así un día tras otro hasta que una noche de luna cerrada su beldad quedo por siempre impresa en su piel.
Buenas noches Martina, hasta mañana Calisto.
El día ya había pasado quedándose dormido un nuevo amanecer.


http://www.youtube.com/watch?v=vxaA8mnOroM 
http://www.youtube.com/watch?v=7e9JdAilXlE
http://www.youtube.com/watch?v=iXFccTVfMfM
http://mariadelcarmenaranda.blogspot.com.es/

Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips