sábado, 13 de septiembre de 2014

Las Ventanas del Mundo en la Galería de Recomendaciones- Fragmento XVIII Los Temuranos


Una posible futura civilización


  Los Temuranos, incomprensiblemente en general, eran personas muy

delicadas, se veían afectados en muchas ocasiones por

enfermedades que siglos atrás habían sido tratadas como enfermedades

silenciosas, donde los efectos se evidenciaban cuando

ya se habían producido cambios irreversibles; este tipo de

enfermedades se desarrollaron de tal manera que se volvieron

rebeldes y agresivas a los tratamientos convencionales.

Manchas blanquecinas que se iban extendiendo por el cuerpo

eliminando su pigmentación, produciendo graves quemaduras

si percibían el mínimo rayo solar, dolores articulares punzantes

intensos y súbitos, pérdidas intermitentes de la vista y memoria

o rigidez corporal produciéndoles parálisis esporádicos.

En las ciudades Temura, había muchas personas que arrastraban

otro tipo de enfermedad cuyo nombre había sido transmutado

por «Blues». Los síntomas principales eran la apatía,

la indiferencia, la anhedonía (disminución de la capacidad de

disfrute), junto con un estado de ánimo deprimido.

En su forma más grave, este tipo de inhibición conductual

se les reflejaba como retardo psicomotor, dándose un ralentizamiento

generalizado de las respuestas motoras, el habla, el

gesto y una inhibición motivacional casi absoluta. En casos extremos,

este retardo podía llegar al «estupor depresivo», un estado

caracterizado por mutismo y parálisis motor casi totales,

y muy similar al estupor catatónico.

Acabábamos de aterrizar en la ciudad, y el Merkaba ya se

encontraba en un hangar que colgaba de uno de los fastuosos

edificios del Centro de Control de Estudios Humanitarios (CCEH).

Era de día y la luz del brillante Sol aún permanecía iluminándonos,

aunque me parecía un Sol distinto, más tenue, menos

bravío; quizás la multitud de estelas de colores que cruzaban

el cielo para el desplazamiento de sus Merkabas hiciesen

que el Sol del día o el resplandor de la Luna en la noche perdiesen

su majestuosidad.

Había oído hablar de los Temuranos y de sus ciudades, por

lo que no me sorprendió demasiado ver el color predominante,

el blanco de sus prendas y de sus rostros. Los sonidos que

llegaban a mis oídos no eran como el ruido de las aguas de mi

ciudad o el silbido del viento acariciando la vegetación que nos

rodeaba, sino la cacofonía de multitud de pantallas desplegándose

holográficamente a nuestro paso y desapareciendo de nuevo

en un siniestro vacío.

(Continuará Fragmento XIX)

http://www.portal-del-arte.com/maria-del-carmen-aranda/
http://mariadelcarmenaranda.blogspot.com.es/
http://www.youtube.com/watch?v=7e9JdAilXlE
http://www.youtube.com/watch?v=vxaA8mnOroM
http://www.youtube.com/watch?v=iXFccTVfMfM

María del Carmen Aranda es articulista en la revista:

http://www.youtube.com/watch?v=vxaA8mnOroM
DONDE COMPRAR "LAS VENTANAS DEL MUNDO":
OTROS LINKS DE INTERES:

Del libro "LA 5ª CLAVE"
Perdonar no es olvidar, es recordar sin dolor. La grandeza de un hombre no se mide por lo que tiene, sino por la valentía que ha ido demostrando en su camino, cada vez que un tropiezo le hizo caer y volvió a levantarse.

 

Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips