domingo, 19 de abril de 2015

Un poema para Vicente

La pluma en sus manos,
en su cabeza un pensamiento,
en su corazón el dolor invisible de un adiós.
Le pedía a su mano iniciase la danza sórdida del movimiento
a través de la pluma engarzada en sus dedos.
Ellos, paralizados, le pidieron permiso al pensamiento.
El pensamiento atorado y vencido no avanzaba... y pidió permiso a su corazón
y el corazón confundido miro al cielo y allá a lo lejos, entre las estrellas y astros desconocidos, en lo más infinito del Universo, escribió:
“ Siempre te llevaré conmigo”






María del Carmen Aranda, autora de : 
Flores Entre Escombros
La 5ª Clave. Encuentra lo que siempre has buscado
Las Ventanas del Mundo
Susurros al Aire
Como se escritor y no morir en el intento
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips