viernes, 5 de octubre de 2012

Relato: Ganas de Vivir

Debo contarte un pequeño secreto que oí mientras paseaba esta mañana por mi jardín.

Observaba las flores que parecían dejarse mecer por el vaivén del viento, pero en realidad, ¡estaban bailando!
Sus colores eran aún más brillantes que otras veces y destellaban una luz especial embriagando el aire con sus aromas.
Me acerque a una de ellas para percibir su olor más intensamente y oí como charlaban entre ellas.
¿Qué ocurre?, pegunté. Parece un día tan especial,¡estáis todas deslumbrantes!.
Efectivamente -me contestaron-, una de nosotras quiso descubrir lo que hay más allá de este jardín y una mañana destapo suavemente sus raíces dejándose llevar por el cálido viento, su valentía, fuerza y entereza la mantuvo siempre al frente y nunca se dejo vencer.
Dicen que la lluvia casi la ahogó, que el aire la desplazo a tierras muy lejanas donde casi no brillaba el sol, atravesó el desierto donde sus hojas casi pierden su brillo y todo su esplendor.
Pero ella nunca desistió, creyó  en la nobleza del hombre, en la caridad y en el amor, nunca tuvo miedo a ser deshojada; derrochó en su viaje alegría, vitalidad, humor. Hoy nos hemos enterado que la flor ha caído en manos de un ser extraordinario, ha vuelto a cubrir sus raíces en otro maravilloso jardín y es su resplandor y no el nuestro el que nos hacer brillar.
La ilusión y el amor perduran a través del tiempo y la distancia. Nunca mueren, sólo…“ duermen“ -Continuó otra florecilla-.
No dejes morir tu sueño de vivir. Vive tus sueños hasta que te llegue el momento de vivir de tus recuerdos.
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips